Las calorías

Calorías

Infomación sobre calorías y calorías en alimentos

Debemos tener en cuenta las calorías si queremos adelgazar

Una caloría expresa la cantidad de energía que el cuerpo puede obtener de los alimentos. Esta energía se puede obtener de los carbohidratos, las grasas y las proteínas. La respiración celular es un conjunto de reacciones bioquímicas en las que se libera energía de alimentos, como las fibras, las proteínas, los ácidos orgánicos, el etanol y los polioles. Esta energía es liberada en el cuerpo cuando los nutrientes reaccionan a la exposición del oxígeno.

La caloría es una unidad de energía basada en el calor específico del agua, concretamente la cantidad de calor que tenemos que suministrar a un gramo de agua para subir su temperatura un grado Celsius. La calorías expresan el poder energético de los alimentos.

Las calorías en los alimentos

Todos los alimentos poseen energía alimentaria. La grasa y el etanol representan los niveles de energía más altos en cualquier masa. Las proteínas y los carbohidratos representan el mismo nivel de energía que el cuerpo nos proporciona. La fibra y la lactosa son sustancias más difíciles de absorber por nuestro cuerpo, sobretodo en aquellas personas que son intolerantes a la lactosa.

Como resultado, los alimentos ricos en fibra y en lactosa no aportan tanta energía al cuerpo. La forma en que los alimentos reaccionan en nuestro cuerpo depende de la combinación de los átomos en ellos.

Por ejemplo, las manzanas crudas con piel contienen aproximadamente 65 calorías. Si comes 260 gramos de rollos de California, que son una especie de rollitos japoneses, tu cuerpo obtiene aproximadamente 450 calorías. Una ración de espaguetis equivale a 200 calorías.

Cantidad diaria recomendada de calorías

Muchos gobiernos de todo el mundo exigen que todos los alimentos lleven etiquetas informativas para que los consumidores puedan consultar el valor nutricional y calórico que hay en una ración de cada alimento. Estas etiquetas permiten a los consumidores controlar su consumo de energía.

Por lo general se recomienda que los hombres adultos sanos consuman aproximadamente unas 2.500 calorías diarias. El consumo diario recomendado de energía en las mujeres adultas sanas es de unas 2.000 calorías. Los niños y los ancianos necesitan menos energía y por lo tanto una ingesta calórica inferior. En el mismo grupo podemos poner a las personas que no son activas, bien porque trabajan sentadas o porque están de reposo. Estas personas no necesitan consumir tantas calorías diarias.

Las personas físicamente muy activas deben consumir una mayor cantidad de calorías diarias. La cantidad mínima diaria de calorías que una persona debe consumir para mantenerse sana son 1.800 calorías. Es importante tener en cuenta que la ingesta calórica necesaria para cada persona dependerá de varios factores, como la edad, el peso y la masa muscular.

¿Cómo utiliza nuestro cuerpo esta energía?

Algunas de las calorías obtenidas gracias a los alimentos que consumimos van directamente al cerebro con el fin de mantener un funcionamiento correcto. Sin embargo, la mayoría de la energía que consumimos es utilizada para mantener el metabolismo en otras partes del cuerpo.

Cuando experimentamos una sensación de frío, nuestro cuerpo produce un cambio metabólico para producir calor y mantener así una temperatura corporal saludable. Cualquier cambio en la temperatura corporal, tanto si se trata de un aumento como de una disminución de temperatura, produce un cambio en la velocidad del metabolismo. Esto significa que nuestro cuerpo requiere más energía cuando hay cambios ambientales.

Aquellas personas que se trasladan a ambientes muy fríos o muy cálidos también experimentan permanentemente más cambios en las tasas metabólicas.

Las calorías y el peso

La gente, en general, tendemos a saber muy poco sobre las calorías. La mayoría cree las calorías son simples nutrientes que nos ayudan a ganar o a peder peso. Eso no es cierto. Las calorías no son el enemigo de la misma forma que tampoco lo son los alimentos. Las calorías son el combustible de nuestro cuerpo. Al igual que un coche no puede funcionar sin gasolina, nuestro cuerpo no puede funcionar sin la energía que los alimentos nos proporcionan.

Debemos prestar atención al consumo de energía, ya que un exceso de ésta puede llevarnos a aumentar nuestro peso. Si nos excedemos en la cantidad de calorías diarias necesarias, seguramente engordaremos. Generalmente, si ingieres 3.500 unidades de energía de los alimentos obtendrás unos 45 gramos de grasa. Aunque un día esporádico consumas más energía de la necesaria, no significa que vayas a engordar inmediatamente. Esto es algo que ocurre cuando hay un consumo excesivo constante de alimentos y bebidas.

Prestar atención a las calorías que consumimos diariamente puede causarnos tanto un aumento de peso como una disminución. Para adelgazar debemos quemar más calorías que las que ingerimos. Muchas personas reducen 200 calorías de su consumo diario necesario. Esta reducción en el consumo de calorías es una solución para reducir nuestro peso a corto plazo. Sin embargo, es más efectivo consumir la misma cantidad de calorías pero quemar más. Cuando comemos menos y por lo tanto ingerimos menos calorías de las necesarias, a veces puede tener un efecto inverso al deseado y llevarnos a ganar más peso. Las personas que comen cada vez menos, al final consiguen que su cuerpo se acostumbre. Para ello se ralentiza el metabolismo del cuerpo hasta que queda compensado. Es en ese momento cuando dejamos de adelgazarnos.

Muchas personas cuentan las calorías que ingieren diariamente con la finalidad de evitar engordar. También debemos prestar especial atención en la cantidad de las raciones que comemos y en la calidad de los nutrientes que son absorbidos por nuestro cuerpo. Comer la cantidad exacta de calorías cada día sólo es saludable si los alimentos que se consumen son saludables por sí mismos. Cuando contamos las calorías debemos tener muy en cuenta el tamaño de las raciones. Si en la etiqueta de un paquete de galletas pone que contiene dos raciones y te comes el paquete entero, debes contar que has consumido el doble del valor calórico que pone la etiqueta. También es posible solicitar la información nutricional en los restaurantes y establecimientos de comida rápida cuando comemos fuera.

La mejor manera de aprender sobre el consumo de calorías, el peso y otros nutrientes es visitar a un dietista o nutricionista. Es esencial cuando tienes hijos, el estar bien informado acerca de las calorías diarias que necesitan consumir a medida que los niños crecen. La moderación es la clave para una buena gestión de las calorías. La moderación se debe aplicar también al ejercicio y a los niveles de actividad diarios.

Debemos ser conscientes que la energía que nos proporcionan los alimentos interactúa con nuestro cuerpo y puede provocar cambios esenciales en nuestro metabolismo.